Ley Española 15/1999 (protección datos)

 

 

 

Ley Española 15/1999

(proteccion datos)

 

 

Bajar Documento 

 

 

 

 

 

Disposiciones generales


 

Martes 14 diciembre 1999

BOE núm. 298


 

 

 

 

JEFATURA DEL ESTADO

 

23750      LEY ORGÁNICA 15/1999, de 13 de diciem bre, de Protección de Datos de Carácter Per sonal.

 

JUAN CARLOS I  REY DE ESPAÑA

 

A todos los que la presente vieren y entendieren.

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo

vengo en sancionar la siguiente Ley Orgánica.

 

TÍTULO I

Disposiciones generales

Artículo 1.     Objeto.

La presente Ley Orgánica tiene por objeto garantizar

y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los

datos personales, las libertades públicas y los derechos

fundamentales de las personas físicas, y especialmente

de su honor e intimidad personal y familiar.

 

Artículo 2.     Ámbito de aplicación.

1.    La presente Ley Orgánica será de aplicación a

los datos de carácter personal registrados en soporte

físico, que los haga susceptibles de tratamiento, y a toda

modalidad de uso posterior de estos datos por los sec-

tores público y privado.

Se regirá por la presente Ley Orgánica todo trata-

miento de datos de carácter personal:

a)      Cuando el tratamiento sea efectuado en territorio

español en el marco de las actividades de un estable-

cimiento del responsable del tratamiento.

b)    Cuando al responsable del tratamiento no esta-

blecido en territorio español, le sea de aplicación la legis-

lación española en aplicación de normas de Derecho

Internacional público.

c)    Cuando el responsable del tratamiento no esté

establecido en territorio de la Unión Europea y utilice

en el tratamiento de datos medios situados en territorio

español, salvo que tales medios se utilicen únicamente

con fines de tránsito.

2.    El régimen de protección de los datos de carácter

personal que se establece en la presente Ley Orgánica

no será de aplicación:

a)      A los ficheros mantenidos por personas físicas

en el ejercicio de actividades exclusivamente personales

o domésticas.

b)    A los ficheros sometidos a la normativa sobre

protección de materias clasificadas.

c)    A los ficheros establecidos para la investigación

del terrorismo y de formas graves de delincuencia orga-

nizada. No obstante, en estos supuestos el responsable

del fichero comunicará previamente la existencia del mis-

mo, sus características generales y su finalidad a la Agen-

cia de Protección de Datos.

3.      Se regirán por sus disposiciones específicas, y

por lo especialmente previsto, en su caso, por esta Ley

Orgánica los siguientes tratamientos de datos persona-

les:

a)     Los ficheros regulados por la legislación de régi-

men electoral.

b)     Los que sirvan a fines exclusivamente estadís-

ticos, y estén amparados por la legislación estatal o auto-

nómica sobre la función estadística pública.

c)     Los que tengan por objeto el almacenamiento

de los datos contenidos en los informes personales de

calificación a que se refiere la legislación del régimen

del personal de las Fuerzas Armadas.

d)     Los derivados del Registro Civil y del Registro

Central de penados y rebeldes.

e)     Los procedentes de imágenes y sonidos obte-

nidos mediante la utilización de videocámaras por las

Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de conformidad con

la legislación sobre la materia.

 

 

Artículo 3.     Definiciones.

 

A los efectos de la presente Ley Orgánica se enten-

derá por:

a)     Datos de carácter personal: cualquier información

concerniente a personas físicas identificadas o identi-

ficables.

b)     Fichero: todo conjunto organizado de datos de

carácter personal, cualquiera que fuere la forma o moda-

lidad de su creación, almacenamiento, organización y

acceso.

c)     Tratamiento de datos: operaciones y procedi-

mientos técnicos de carácter automatizado o no, que

permitan la recogida, grabación, conservación, elabora-

ción, modificación, bloqueo y cancelación, así como las

cesiones de datos que resulten de comunicaciones, con-

sultas, interconexiones y transferencias.

d)     Responsable del fichero o tratamiento: persona

física o jurídica, de naturaleza pública o privada, u órgano

administrativo, que decida sobre la finalidad, contenido

y uso del tratamiento.

e)     Afectado o interesado: persona física titular de

los datos que sean objeto del tratamiento a que se refiere

el apartado c) del presente artículo.

f)   Procedimiento de disociación: todo tratamiento

de datos personales de modo que la información que

se obtenga no pueda asociarse a persona identificada

o identificable.

g)     Encargado del tratamiento: la persona física o

jurídica, autoridad pública, servicio o cualquier otro orga-

nismo que, sólo o conjuntamente con otros, trate datos

personales por cuenta del responsable del tratamiento.

h)     Consentimiento del interesado: toda manifesta-

ción de voluntad, libre, inequívoca, específica e infor-

mada, mediante la que el interesado consienta el tra-

tamiento de datos personales que le conciernen.

i)    Cesión o comunicación de datos: toda revelación

de datos realizada a una persona distinta del interesado.

j)    Fuentes accesibles al público: aquellos ficheros

cuya consulta puede ser realizada, por cualquier persona,

no impedida por una norma limitativa o sin más exigencia

que, en su caso, el abono de una contraprestación.

Tienen la consideración de fuentes de acceso público,

exclusivamente, el censo promocional, los repertorios

telefónicos en los términos previstos por su normativa

específica y las listas de personas pertenecientes a gru-

pos de profesionales que contengan únicamente los

datos de nombre, título, profesión, actividad, grado aca-

démico, dirección e indicación de su pertenencia al gru-

po. Asimismo, tienen el carácter de fuentes de acceso

público los diarios y boletines oficiales y los medios de

comunicación.

 

TÍTULO II

Principios de la protección de datos

Artículo 4.     Calidad de los datos.

1.    Los datos de carácter personal sólo se podrán

recoger para su tratamiento, así como someterlos a dicho

tratamiento, cuando sean adecuados, pertinentes y no

excesivos en relación con el ámbito y las finalidades

determinadas, explícitas y legítimas para las que se

hayan obtenido.

2.    Los datos de carácter personal objeto de trata-

miento no podrán usarse para finalidades incompatibles

con aquellas para las que los datos hubieran sido reco-

gidos. No se considerará incompatible el tratamiento pos-

terior de éstos con fines históricos, estadísticos o cien-

tíficos.

3.    Los datos de carácter personal serán exactos y

puestos al día de forma que respondan con veracidad

a la situación actual del afectado.

4.    Si los datos de carácter personal registrados

resultaran ser inexactos, en todo o en parte, o incom-

pletos, serán cancelados y sustituidos de oficio por los

correspondientes datos rectificados o completados, sin

perjuicio de las facultades que a los afectados reconoce

el artículo 16.

5.    Los datos de carácter personal serán cancelados

cuando hayan dejado de ser necesarios o pertinentes

para la finalidad para la cual hubieran sido recabados

o registrados.

No serán conservados en forma que permita la iden-

tificación del interesado durante un período superior al

necesario para los fines en base a los cuales hubieran

sido recabados o registrados.

Reglamentariamente se determinará el procedimien-

to por el que, por excepción, atendidos los valores his-

tóricos, estadísticos o científicos de acuerdo con la legis-

lación específica, se decida el mantenimiento íntegro

de determinados datos.

6.    Los datos de carácter personal serán almacena-

dos de forma que permitan el ejercicio del derecho de

acceso, salvo que sean legalmente cancelados.

7.    Se prohíbe la recogida de datos por medios frau-

dulentos, desleales o ilícitos.

 

Artículo 5.     Derecho de información en la recogida de

datos.

1.    Los interesados a los que se soliciten datos per-

sonales deberán ser previamente informados de modo

expreso, preciso e inequívoco:

a)      De la existencia de un fichero o tratamiento de

datos de carácter personal, de la finalidad de la recogida

de éstos y de los destinatarios de la información.

b)    Del carácter obligatorio o facultativo de su res-

puesta a las preguntas que les sean planteadas.

c)     De las consecuencias de la obtención de los datos

o de la negativa a suministrarlos.

d)     De la posibilidad de ejercitar los derechos de

acceso, rectificación, cancelación y oposición.

e)     De la identidad y dirección del responsable del

tratamiento o, en su caso, de su representante.

Cuando el responsable del tratamiento no esté esta-

blecido en el territorio de la Unión Europea y utilice en

el tratamiento de datos medios situados en territorio

español, deberá designar, salvo que tales medios se uti-

licen con fines de trámite, un representante en España,

sin perjuicio de las acciones que pudieran emprenderse

contra el propio responsable del tratamiento.

2.      Cuando se utilicen cuestionarios u otros impresos

para la recogida, figurarán en los mismos, en forma cla-

ramente legible, las advertencias a que se refiere el apar-

tado anterior.

3.      No será necesaria la información a que se refieren

las letras b), c) y d) del apartado 1 si el contenido de

ella se deduce claramente de la naturaleza de los datos

personales que se solicitan o de las circunstancias en

que se recaban.

4.      Cuando los datos de carácter personal no hayan

sido recabados del interesado, éste deberá ser informado

de forma expresa, precisa e inequívoca, por el respon-

sable del fichero o su representante, dentro de los tres

meses siguientes al momento del registro de los datos,

salvo que ya hubiera sido informado con anterioridad,

del contenido del tratamiento, de la procedencia de los

datos, así como de lo previsto en las letras a), d) y e)

del apartado 1 del presente artículo.

5.      No será de aplicación lo dispuesto en el apartado

anterior, cuando expresamente una ley lo prevea, cuando

el tratamiento tenga fines históricos, estadísticos o cien-

tíficos, o cuando la información al interesado resulte

imposible o exija esfuerzos desproporcionados, a criterio

de la Agencia de Protección de Datos o del organismo

autonómico equivalente, en consideración al número de

interesados, a la antigüedad de los datos y a las posibles

medidas compensatorias.

Asimismo, tampoco regirá lo dispuesto en el apartado

anterior cuando los datos procedan de fuentes accesibles

al público y se destinen a la actividad de publicidad o

prospección comercial, en cuyo caso, en cada comu-

nicación que se dirija al interesado se le informará del

origen de los datos y de la identidad del responsable

del tratamiento así como de los derechos que le asisten.

 

Artículo 6.     Consentimiento del afectado.

 

1.      El tratamiento de los datos de carácter personal

requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, sal-

vo que la ley disponga otra cosa.

2.      No será preciso el consentimiento cuando los

datos de carácter personal se recojan para el ejercicio

de las funciones propias de las Administraciones públicas

en el ámbito de sus competencias; cuando se refieran

a las partes de un contrato o precontrato de una relación

negocial, laboral o administrativa y sean necesarios para

su mantenimiento o cumplimiento; cuando el tratamien-

to de los datos tenga por finalidad proteger un interés

vital del interesado en los términos del artículo 7, apar-

tado 6, de la presente Ley, o cuando los datos figuren

en fuentes accesibles al público y su tratamiento sea

necesario para la satisfacción del interés legítimo per-

seguido por el responsable del fichero o por el del tercero

a quien se comuniquen los datos, siempre que no se

vulneren los derechos y libertades fundamentales del

interesado.

3.    El consentimiento a que se refiere el artículo

podrá ser revocado cuando exista causa justificada para

ello y no se le atribuyan efectos retroactivos.

4.    En los casos en los que no sea necesario el con-

sentimiento del afectado para el tratamiento de los datos

de carácter personal, y siempre que una ley no disponga

lo contrario, éste podrá oponerse a su tratamiento cuan-

do existan motivos fundados y legítimos relativos a una

concreta situación personal. En tal supuesto, el respon-

sable del fichero excluirá del tratamiento los datos rela-

tivos al afectado.

 

Artículo 7.     Datos especialmente protegidos.

 

1.    De acuerdo con lo establecido en el apartado 2

del artículo 16 de la Constitución, nadie podrá ser obli-

gado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

Cuando en relación con estos datos se proceda a

recabar el consentimiento a que se refiere el apartado

siguiente, se advertirá al interesado acerca de su derecho

a no prestarlo.

2.    Sólo con el consentimiento expreso y por escrito

del afectado podrán ser objeto de tratamiento los datos

de carácter personal que revelen la ideología, afiliación

sindical, religión y creencias. Se exceptúan los ficheros

mantenidos por los partidos políticos, sindicatos, iglesias,

confesiones o comunidades religiosas y asociaciones,

fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro, cuya

finalidad sea política, filosófica, religiosa o sindical, en

cuanto a los datos relativos a sus asociados o miembros,

sin perjuicio de que la cesión de dichos datos precisará

siempre el previo consentimiento del afectado.

3.    Los datos de carácter personal que hagan refe-

rencia al origen racial, a la salud y a la vida sexual sólo

podrán ser recabados, tratados y cedidos cuando, por

razones de interés general, así lo disponga una ley o

el afectado consienta expresamente.

4.    Quedan prohibidos los ficheros creados con la

finalidad exclusiva de almacenar datos de carácter per-

sonal que revelen la ideología, afiliación sindical, religión,

creencias, origen racial o étnico, o vida sexual.

5.    Los datos de carácter personal relativos a la comi-

sión de infracciones penales o administrativas sólo

podrán ser incluidos en ficheros de las Administraciones

públicas competentes en los supuestos previstos en las

respectivas normas reguladoras.

6.    No obstante lo dispuesto en los apartados ante-

riores, podrán ser objeto de tratamiento los datos de

carácter personal a que se refieren los apartados 2 y 3

de este artículo, cuando dicho tratamiento resulte nece-

sario para la prevención o para el diagnóstico médicos,

la prestación de asistencia sanitaria o tratamientos médi-

cos o la gestión de servicios sanitarios, siempre que dicho

tratamiento de datos se realice por un profesional sani-

tario sujeto al secreto profesional o por otra persona

sujeta asimismo a una obligación equivalente de secreto.

También podrán ser objeto de tratamiento los datos

a que se refiere el párrafo anterior cuando el tratamiento

sea necesario para salvaguardar el interés vital del afec-

tado o de otra persona, en el supuesto de que el afectado

esté física o jurídicamente incapacitado para dar su

consentimiento.

 

Artículo 8.     Datos relativos a la salud.

 

Sin perjuicio de lo que se dispone en el artículo 11

respecto de la cesión, las instituciones y los centros sani-

tarios públicos y privados y los profesionales correspon-

dientes podrán proceder al tratamiento de los datos de

carácter personal relativos a la salud de las personas

que a ellos acudan o hayan de ser tratados en los mismos,

de acuerdo con lo dispuesto en la legislación estatal

o autonómica sobre sanidad.

 

Artículo 9.     Seguridad de los datos.

1.      El responsable del fichero, y, en su caso, el encar-

gado del tratamiento deberán adoptar las medidas de

índole técnica y organizativas necesarias que garanticen

la seguridad de los datos de carácter personal y eviten

su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no auto-

rizado, habida cuenta del estado de la tecnología, la natu-

raleza de los datos almacenados y los riesgos a que

están expuestos, ya provengan de la acción humana o

del medio físico o natural.

2.      No se registrarán datos de carácter personal en

ficheros que no reúnan las condiciones que se deter-

minen por vía reglamentaria con respecto a su integridad

y seguridad y a las de los centros de tratamiento, locales,

equipos, sistemas y programas.

3.      Reglamentariamente se establecerán los requi-

sitos y condiciones que deban reunir los ficheros y las

personas que intervengan en el tratamiento de los datos

a que se refiere el artículo 7 de esta Ley.

 

Artículo 10.     Deber de secreto.

 

El responsable del fichero y quienes intervengan en

cualquier fase del tratamiento de los datos de carácter

personal están obligados al secreto profesional respecto

de los mismos y al deber de guardarlos, obligaciones

que subsistirán aun después de finalizar sus relaciones

con el titular del fichero o, en su caso, con el responsable

del mismo.

 

Artículo 11.     Comunicación de datos.

1.      Los datos de carácter personal objeto del tra-

tamiento sólo podrán ser comunicados a un tercero para

el cumplimiento de fines directamente relacionados con

las funciones legítimas del cedente y del cesionario con

el previo consentimiento del interesado.

2.      El consentimiento exigido en el apartado anterior

no será preciso:

a)    Cuando la cesión está autorizada en una ley.

b)     Cuando se trate de datos recogidos de fuentes

accesibles al público.

c)     Cuando el tratamiento responda a la libre y legí-

tima aceptación de una relación jurídica cuyo desarrollo,

cumplimiento y control implique necesariamente la

conexión de dicho tratamiento con ficheros de terceros.

En este caso la comunicación sólo será legítima en cuan-

to se limite a la finalidad que la justifique.

d)     Cuando la comunicación que deba efectuarse

tenga por destinatario al Defensor del Pueblo, el Minis-

terio Fiscal o los Jueces o Tribunales o el Tribunal de

Cuentas, en el ejercicio de las funciones que tiene atri-

buidas. Tampoco será preciso el consentimiento cuando

la comunicación tenga como destinatario a instituciones

autonómicas con funciones análogas al Defensor del

Pueblo o al Tribunal de Cuentas.

e)     Cuando la cesión se produzca entre Administra-

ciones públicas y tenga por objeto el tratamiento pos-

terior de los datos con fines históricos, estadísticos o

científicos.

f)   Cuando la cesión de datos de carácter personal

relativos a la salud sea necesaria para solucionar una

urgencia que requiera acceder a un fichero o para realizar

los estudios epidemiológicos en los términos estable-

cidos en la legislación sobre sanidad estatal o autonó-

mica.

3.    Será nulo el consentimiento para la comunicación

de los datos de carácter personal a un tercero, cuando

la información que se facilite al interesado no le permita

conocer la finalidad a que destinarán los datos cuya

comunicación se autoriza o el tipo de actividad de aquel

a quien se pretenden comunicar.

4.    El consentimiento para la comunicación de los

datos de carácter personal tiene también un carácter

de revocable.

5.    Aquel a quien se comuniquen los datos de carác-

ter personal se obliga, por el solo hecho de la comu-

nicación, a la observancia de las disposiciones de la

presente Ley.

6.    Si la comunicación se efectúa previo procedi-

miento de disociación, no será aplicable lo establecido

en los apartados anteriores.

 

Artículo 12.     Acceso a los datos por cuenta de terceros.

 

1.    No se considerará comunicación de datos el acce-

so de un tercero a los datos cuando dicho acceso sea

necesario para la prestación de un servicio al responsable

del tratamiento.

2.    La realización de tratamientos por cuenta de ter-

ceros deberá estar regulada en un contrato que deberá

constar por escrito o en alguna otra forma que permita

acreditar su celebración y contenido, estableci������������ndose

expresamente que el encargado del tratamiento única-

mente tratará los datos conforme a las instrucciones

del responsable del tratamiento, que no los aplicará o

utilizará con fin distinto al que figure en dicho contrato,

ni los comunicará, ni siquiera para su conservación, a

otras personas.

En el contrato se estipularán, asimismo, las medidas

de seguridad a que se refiere el artículo 9 de esta Ley

que el encargado del tratamiento está obligado a imple-

mentar.

3.    Una vez cumplida la prestación contractual, los

datos de carácter personal deberán ser destruidos o

devueltos al responsable del tratamiento, al igual que

cualquier soporte o documentos en que conste algún

dato de carácter personal objeto del tratamiento.

4.    En el caso de que el encargado del tratamiento

destine los datos a otra finalidad, los comunique o los

utilice incumpliendo las estipulaciones del contrato, será

considerado también responsable del tratamiento, res-

pondiendo de las infracciones en que hubiera incurrido

personalmente.

 

TÍTULO III

Derechos de las personas

 

Artículo 13.     Impugnación de valoraciones.

 

1.    Los ciudadanos tienen derecho a no verse some-

tidos a una decisión con efectos jurídicos, sobre ellos

o que les afecte de manera significativa, que se base

únicamente en un tratamiento de datos destinados a

evaluar determinados aspectos de su personalidad.

2.    El afectado podrá impugnar los actos adminis-

trativos o decisiones privadas que impliquen una valo-

ración de su comportamiento, cuyo único fundamento

sea un tratamiento de datos de carácter personal que

ofrezca una definición de sus características o perso-

nalidad.

3.    En este caso, el afectado tendrá derecho a obte-

ner información del responsable del fichero sobre los

criterios de valoración y el programa utilizados en el

tratamiento que sirvió para adoptar la decisión en que

consistió el acto.

4.    La valoración sobre el comportamiento de los

ciudadanos, basada en un tratamiento de datos, única-

mente podrá tener valor probatorio a petición del afec-

tado.

 

Artículo 14.      Derecho de consulta al Registro General

de Protección de Datos.

Cualquier persona podrá conocer, recabando a tal

fin la información oportuna del Registro General de Pro-

tección de Datos, la existencia de tratamientos de datos

de carácter personal, sus finalidades y la identidad del

responsable del tratamiento. El Registro General será

de consulta pública y gratuita.

 

Artículo 15.     Derecho de acceso.

1.      El interesado tendrá derecho a solicitar y obtener

gratuitamente información de sus datos de carácter per-

sonal sometidos a tratamiento, el origen de dichos datos,

así como las comunicaciones realizadas o que se prevén

hacer de los mismos.

2.      La información podrá obtenerse mediante la

mera consulta de los datos por medio de su visualización,

o la indicación de los datos que son objeto de tratamiento

mediante escrito, copia, telecopia o fotocopia, certificada

o no, en forma legible e inteligible, sin utilizar claves

o códigos que requieran el uso de dispositivos mecánicos

específicos.

3.      El derecho de acceso a que se refiere este artículo

sólo podrá ser ejercitado a intervalos no inferiores a doce

meses, salvo que el interesado acredite un interés legí-

timo al efecto, en cuyo caso podrán ejercitarlo antes.

 

Artículo 16.     Derecho de rectificación y cancelación.

1.      El responsable del tratamiento tendrá la obliga-

ción de hacer efectivo el derecho de rectificación o can-

celación del interesado en el plazo de diez días.

2.      Serán rectificados o cancelados, en su caso, los

datos de carácter personal cuyo tratamiento no se ajuste

a lo dispuesto en la presente Ley y, en particular, cuando

tales datos resulten inexactos o incompletos.

3.      La cancelación dará lugar al bloqueo de los datos,

conservándose únicamente a disposición de las Admi-

nistraciones públicas, Jueces y Tribunales, para la aten-

ción de las posibles responsabilidades nacidas del

tratamiento, durante el plazo de prescripción de éstas.

Cumplido el citado plazo deberá procederse a la supre-

sión.

4.      Si los datos rectificados o cancelados hubieran

sido comunicados previamente, el responsable del tra-

tamiento deberá notificar la rectificación o cancelación

efectuada a quien se hayan comunicado, en el caso de

que se mantenga el tratamiento por este último, que

deberá también proceder a la cancelación.

5.      Los datos de carácter personal deberán ser con-

servados durante los plazos previstos en las disposicio-

nes aplicables o, en su caso, en las relaciones contrac-

tuales entre la persona o entidad responsable del tra-

tamiento y el interesado.

 

Artículo 17.      Procedimiento de oposición, acceso, rec-

tificación o cancelación.

1.      Los procedimientos para ejercitar el derecho de

oposición, acceso, así como los de rectificación y can-

celación serán establecidos reglamentariamente.

2.      No se exigirá contraprestación alguna por el ejer-

cicio de los derechos de oposición, acceso, rectificación

o cancelación.

 

Art���������������culo 18.     Tutela de los derechos.

1.      Las actuaciones contrarias a lo dispuesto en la

presente Ley pueden ser objeto de reclamación por los

interesados ante la Agencia de Protección de Datos, en

la forma que reglamentariamente se determine.

2.    El interesado al que se deniegue, total o parcial-

mente, el ejercicio de los derechos de oposición, acceso,

rectificación o cancelación, podrá ponerlo en conoci-

miento de la Agencia de Protección de Datos o, en su

caso, del organismo competente de cada Comunidad

Autónoma, que deberá asegurarse de la procedencia o

improcedencia de la denegación.

3.    El plazo máximo en que debe dictarse la reso-

lución expresa de tutela de derechos será de seis meses.

4.    Contra las resoluciones de la Agencia de Pro-

tección de Datos procederá recurso contencioso-admi-

nistrativo.

 

Artículo 19.     Derecho a indemnización.

 

1.    Los interesados que, como consecuencia del

incumplimiento de lo dispuesto en la presente Ley por

el responsable o el encargado del tratamiento, sufran

daño o lesión en sus bienes o derechos tendrán derecho

a ser indemnizados.

2.    Cuando se trate de ficheros de titularidad pública,

la responsabilidad se exigirá de acuerdo con la legis-

lación reguladora del régimen de responsabilidad de las

Administraciones públicas.

3.    En el caso de los ficheros de titularidad privada,

la acción se ejercitará ante los órganos de la jurisdicción

ordinaria.

 

TÍTULO IV

Disposiciones sectoriales

 

CAPÍTULO I

 

Ficheros de titularidad pública

 

Artículo 20.     Creación, modificación o supresión.

 

1.    La creación, modificación o supresión de los

ficheros de las Administraciones públicas sólo podrán

hacerse por medio de disposición general publicada en

el «Boletín Oficial del Estado» o Diario oficial correspon-

diente.

2.    Las disposiciones de creación o de modificación

de ficheros deberán indicar:

a)      La finalidad del fichero y los usos previstos para

el mismo.

b)    Las personas o colectivos sobre los que se pre-

tenda obtener datos de carácter personal o que resulten

obligados a suministrarlos.

c)    El procedimiento de recogida de los datos de

carácter personal.

d)    La estructura básica del fichero y la descripción

de los tipos de datos de carácter personal incluidos en

el mismo.

e)      Las cesiones de datos de carácter personal y,

en su caso, las transferencias de datos que se prevean

a países terceros.

f)   Los órganos de las Administraciones responsa-

bles del fichero.

g)    Los servicios o unidades ante los que pudiesen

ejercitarse los derechos de acceso, rectificación, can-

celación y oposición.

h)    Las medidas de seguridad con indicación del nivel

básico, medio o alto exigible.

3.    En las disposiciones que se dicten para la supre-

sión de los ficheros, se establecerá el destino de los

mismos o, en su caso, las previsiones que se adopten

para su destrucción.

 

Artículo 21.      Comunicación de datos entre Administra-

ciones públicas.

1.      Los datos de carácter personal recogidos o ela-

borados por las Administraciones públicas para el desem-

peño de sus atribuciones no serán comunicados a otras

Administraciones públicas para el ejercicio de compe-

tencias diferentes o de competencias que versen sobre

materias distintas, salvo cuando la comunicación hubiere

sido prevista por las disposiciones de creación del fichero

o por disposición de superior rango que regule su uso,

o cuando la comunicación tenga por objeto el tratamien-

to posterior de los datos con fines históricos, estadísticos

o científicos.

2.      Podrán, en todo caso, ser objeto de comunicación

los datos de carácter personal que una Administración

pública obtenga o elabore con destino a otra.

3.      No obstante lo establecido en el artículo 11.2.b),

la comunicación de datos recogidos de fuentes acce-

sibles al público no podrá efectuarse a ficheros de titu-

laridad privada, sino con el consentimiento del interesado

o cuando una ley prevea otra cosa.

4.      En los supuestos previstos en los apartados 1

y 2 del presente artículo no será necesario el consen-

timiento del afectado a que se refiere el artículo 11 de

la presente Ley.

 

Artículo 22.     Ficheros de las Fuerzas y Cuerpos de Segu-

ridad.

1.      Los ficheros creados por las Fuerzas y Cuerpos

de Seguridad que contengan datos de carácter personal

que, por haberse recogido para fines administrativos,

deban ser objeto de registro permanente, estarán sujetos

al régimen general de la presente Ley.

2.      La recogida y tratamiento para fines policiales

de datos de carácter personal por las Fuerzas y Cuerpos

de Seguridad sin consentimiento de las personas afec-

tadas están limitados a aquellos supuestos y categorías

de datos que resulten necesarios para la prevención de

un peligro real para la seguridad pública o para la repre-

sión de infracciones penales, debiendo ser almacenados

en ficheros específicos establecidos al efecto, que debe-

rán clasificarse por categorías en función de su grado

de fiabilidad.

3.      La recogida y tratamiento por las Fuerzas y Cuer-

pos de Seguridad de los datos, a que hacen referencia

los apartados 2 y 3 del artículo 7, podrán realizarse exclu-

sivamente en los supuestos en que sea absolutamente

necesario para los fines de una investigación concreta,

sin perjuicio del control de legalidad de la actuación

administrativa o de la obligación de resolver las preten-

siones formuladas en su caso por los interesados que

corresponden a los órganos jurisdiccionales.

4.      Los datos personales registrados con fines poli-

ciales se cancelarán cuando no sean necesarios para

las averiguaciones que motivaron su almacenamiento.

A estos efectos, se considerará especialmente la edad

del afectado y el carácter de los datos almacenados,

la necesidad de mantener los datos hasta la conclusión

de una investigación o procedimiento concreto, la reso-

lución judicial firme, en especial la absolutoria, el indulto,

la rehabilitación y la prescripción de responsabilidad.

 

Artículo 23.     Excepciones a los derechos de acceso, rec-

tificación y cancelación.

1.      Los responsables de los ficheros que contengan

los datos a que se refieren los apartados 2, 3 y 4 del

artículo anterior podrán denegar el acceso, la rectifica-

ción o cancelación en función de los peligros que pudie-

ran derivarse para la defensa del Estado o la seguridad

pública, la protección de los derechos y libertades de

terceros o las necesidades de las investigaciones que

se estén realizando.

2.    Los responsables de los ficheros de la Hacienda

Pública podrán, igualmente, denegar el ejercicio de los

derechos a que se refiere el apartado anterior cuando

el mismo obstaculice las actuaciones administrativas ten-

dentes a asegurar el cumplimiento de las obligaciones

tributarias y, en todo caso, cuando el afectado esté sien-

do objeto de actuaciones inspectoras.

3.    El afectado al que se deniegue, total o parcial-

mente, el ejercicio de los derechos mencionados en los

apartados anteriores podrá ponerlo en conocimiento del

Director de la Agencia de Protección de Datos o del

organismo competente de cada Comunidad Autónoma

en el caso de ficheros mantenidos por Cuerpos de Policía

propios de éstas, o por las Administraciones tributarias

autonómicas, quienes deberán asegurarse de la proce-

dencia o improcedencia de la denegación.

 

Artículo 24.          Otras excepciones a los derechos de los

afectados.

1.    Lo dispuesto en los apartados 1 y 2 del artícu-

lo 5 no será aplicable a la recogida de datos cuando

la información al afectado impida o dificulte gravemente

el cumplimiento de las funciones de control y verificación

de las Administraciones públicas o cuando afecte a la

Defensa Nacional, a la seguridad pública o a la perse-

cución de infracciones penales o administrativas.

2.    Lo dispuesto en el artículo 15 y en el apartado 1

del artículo 16 no será de aplicación si, ponderados los

intereses en presencia, resultase que los derechos que

dichos preceptos conceden al afectado hubieran de

ceder ante razones de interés público o ante intereses

de terceros más dignos de protección. Si el órgano admi-

nistrativo responsable del fichero invocase lo dispuesto

en este apartado, dictará resolución motivada e instruirá

al afectado del derecho que le asiste a poner la negativa

en conocimiento del Director de la Agencia de Protección

de Datos o, en su caso, del órgano equivalente de las

Comunidades Autónomas.

 

CAPÍTULO II

Ficheros de titularidad privada

Artículo 25.     Creación.

Podrán crearse ficheros de titularidad privada que

contengan datos de carácter personal cuando resulte

necesario para el logro de la actividad u objeto legítimos

de la persona, empresa o entidad titular y se respeten

las garantías que esta Ley establece para la protección

de las personas.

 

Artículo 26.     Notificación e inscripción registral.

1.    Toda persona o entidad que proceda a la creación

de ficheros de datos de carácter personal lo notificará

previamente a la Agencia de Protección de Datos.

2.    Por vía reglamentaria se procederá a la regulación

detallada de los distintos extremos que debe contener

la notificación, entre los cuales figurarán necesariamente

el responsable del fichero, la finalidad del mismo, su

ubicación, el tipo de datos de carácter personal que con-

tiene, las medidas de seguridad, con indicación del nivel

básico, medio o alto exigible y las cesiones de datos

de carácter personal que se prevean realizar y, en su

caso, las transferencias de datos que se prevean a países

terceros.

3.    Deberán comunicarse a la Agencia de Protección

de Datos los cambios que se produzcan en la finalidad

del fichero automatizado, en su responsable y en la direc-

ción de su ubicación.

4.      El Registro General de Protección de Datos ins-

cribirá el fichero si la notificación se ajusta a los requisitos

exigibles.

En caso contrario podrá pedir que se completen los

datos que falten o se proceda a su subsanación.

5.      Transcurrido un mes desde la presentación de

la solicitud de inscripción sin que la Agencia de Pro-

tección de Datos hubiera resuelto sobre la misma, se

entenderá inscrito el fichero automatizado a todos los

efectos.

Artículo 27.     Comunicación de la cesión de datos.

1.      El responsable del fichero, en el momento en

que se efectúe la primera cesión de datos, deberá infor-

mar de ello a los afectados, indicando, asimismo, la fina-

lidad del fichero, la naturaleza de los datos que han sido

cedidos y el nombre y dirección del cesionario.

2.      La obligación establecida en el apartado anterior

no existirá en el supuesto previsto en los apartados 2,

letras c), d), e) y 6 del artículo 11, ni cuando la cesión

venga impuesta por ley.

 

Artículo 28.      Datos incluidos en las fuentes de acceso

público.

1.      Los datos personales que figuren en el censo

promocional, o las listas de personas pertenecientes a

grupos de profesionales a que se refiere el artículo 3, j)

de esta Ley deberán limitarse a los que sean estricta-

mente necesarios para cumplir la finalidad a que se des-

tina cada listado. La inclusión de datos adicionales por

las entidades responsables del mantenimiento de dichas

fuentes requerirá el consentimiento del interesado, que

podrá ser revocado en cualquier momento.

2.      Los interesados tendrán derecho a que la entidad

responsable del mantenimiento de los listados de los

Colegios profesionales indique gratuitamente que sus

datos personales no pueden utilizarse para fines de publi-

cidad o prospección comercial.

Los interesados tendrán derecho a exigir gratuitamen-

te la exclusión de la totalidad de sus datos personales

que consten en el censo promocional por las entidades

encargadas del mantenimiento de dichas fuentes.

La atención a la solicitud de exclusión de la infor-

mación innecesaria o de inclusión de la objeción al uso

de los datos para fines de publicidad o venta a distancia

deberá realizarse en el plazo de diez días respecto de

las informaciones que se realicen mediante consulta o

comunicación telemática y en la siguiente edición del

listado cualquiera que sea el soporte en que se edite.

3.      Las fuentes de acceso público que se editen en

forma de libro o algún otro soporte físico, perderán el

carácter de fuente accesible con la nueva edición que

se publique.

En el caso de que se obtenga telemáticamente una

copia de la lista en formato electrónico, ésta perderá

el carácter de fuente de acceso público en el plazo de

un año, contado desde el momento de su obtención.

4.      Los datos que figuren en las guías de servicios

de telecomunicaciones disponibles al público se regirán

por su normativa específica.

 

Artículo 29.      Prestación de servicios de información

sobre solvencia patrimonial y crédito.

1.      Quienes se dediquen a la prestación de servicios

de información sobre la solvencia patrimonial y el crédito

sólo podrán tratar datos de carácter personal obtenidos

de los registros y las fuentes accesibles al público esta-

blecidos al efecto o procedentes de informaciones faci-

litadas por el interesado o con su consentimiento.

2.    Podrán tratarse también datos de carácter per-

sonal relativos al cumplimiento o incumplimiento de obli-

gaciones dinerarias facilitados por el acreedor o por

quien actúe por su cuenta o interés. En estos casos se

notificará a los interesados respecto de los que hayan

registrado datos de carácter personal en ficheros, en

el plazo de treinta días desde dicho registro, una refe-

rencia de los que hubiesen sido incluidos y se les infor-

mará de su derecho a recabar información de la totalidad

de ellos, en los términos establecidos por la presente

Ley.

3.    En los supuestos a que se refieren los dos apar-

tados anteriores, cuando el interesado lo solicite, el res-

ponsable del tratamiento le comunicará los datos, así

como las evaluaciones y apreciaciones que sobre el mis-

mo hayan sido comunicadas durante los últimos seis

meses y el nombre y dirección de la persona o entidad

a quien se hayan revelado los datos.

4.    Sólo se podrán registrar y ceder los datos de

carácter personal que sean determinantes para enjuiciar

la solvencia económica de los interesados y que no se

refieran, cuando sean adversos, a más de seis años, siem-

pre que respondan con veracidad a la situación actual

de aquéllos.

 

Artículo 30.         Tratamientos con fines de publicidad y de

prospección comercial.

1.    Quienes se dediquen a la recopilación de direc-

ciones, reparto de documentos, publicidad, venta a dis-

tancia, prospección comercial y otras actividades aná-

logas, utilizarán nombres y direcciones u otros datos

de carácter personal cuando los mismos figuren en fuen-

tes accesibles al público o cuando hayan sido facilitados

por los propios interesados u obtenidos con su consen-

timiento.

2.    Cuando los datos procedan de fuentes accesibles

al público, de conformidad con lo establecido en el párra-

fo segundo del artículo 5.5 de esta Ley, en cada comu-

nicación que se dirija al interesado se informará del ori-

gen de los datos y de la identidad del responsable del

tratamiento, así como de los derechos que le asisten.

3.    En el ejercicio del derecho de acceso los inte-

resados tendrán derecho a conocer el origen de sus

datos de carácter personal, así como del resto de infor-

mación a que se refiere el artículo 15.

4.    Los interesados tendrán derecho a oponerse, pre-

via petición y sin gastos, al tratamiento de los datos

que les conciernan, en cuyo caso serán dados de baja

del tratamiento, cancelándose las informaciones que

sobre ellos figuren en aquél, a su simple solicitud.

 

Artículo 31.     Censo promocional.

1.    Quienes pretendan realizar permanente o espo-

rádicamente la actividad de recopilación de direcciones,

reparto de documentos, publicidad, venta a distancia,

prospección comercial u otras actividades análogas,

podrán solicitar del Instituto Nacional de Estadística o

de los órganos equivalentes de las Comunidades Autó-

nomas una copia del censo promocional, formado con

los datos de nombre, apellidos y domicilio que constan

en el censo electoral.

2.    El uso de cada lista de censo promocional tendrá

un plazo de vigencia de un año. Transcurrido el plazo

citado, la lista perderá su carácter de fuente de acceso

público.

3.    Los procedimientos mediante los que los inte-

resados podrán solicitar no aparecer en el censo pro-

mocional se regularán reglamentariamente. Entre estos

procedimientos, que serán gratuitos para los interesados,

se incluirá el documento de empadronamiento. Trimes-

tralmente se editará una lista actualizada del censo pro-

mocional, excluyendo los nombres y domicilios de los

que así lo hayan solicitado.

4.      Se podrá exigir una contraprestación por la faci-

litación de la citada lista en soporte informático.

 

Artículo 32.     Códigos tipo.

 

1.      Mediante acuerdos sectoriales, convenios admi-

nistrativos o decisiones de empresa, los responsables

de tratamientos de titularidad pública y privada, así como

las organizaciones en que se agrupen, podrán formular

códigos tipo que establezcan las condiciones de orga-

nización, régimen de funcionamiento, procedimientos

aplicables, normas de seguridad del entorno, programas

o equipos, obligaciones de los implicados en el tratamiento

y uso de la información personal, así como las garantías,

en su ámbito, para el ejercicio de los derechos de las

personas con pleno respeto a los principios y disposi-

ciones de la presente Ley y sus normas de desarrollo.

2.      Los citados códigos podrán contener o no reglas

operacionales detalladas de cada sistema particular y

estándares técnicos de aplicación.

En el supuesto de que tales reglas o estándares no

se incorporen directamente al código, las instrucciones

u órdenes que los establecieran deberán respetar los

principios fijados en aquél.

3.      Los códigos tipo tendrán el carácter de códigos

deontológicos o de buena práctica profesional, debiendo

ser depositados o inscritos en el Registro General de

Protección de Datos y, cuando corresponda, en los crea-

dos a estos efectos por las Comunidades Autónomas,

de acuerdo con el artículo 41. El Registro General de

Protección de Datos podrá denegar la inscripción cuando

considere que no se ajusta a las disposiciones legales

y reglamentarias sobre la materia, debiendo, en este

caso, el Director de la Agencia de Protección de Datos

requerir a los solicitantes para que efectúen las correc-

ciones oportunas.

 

TÍTULO V

Movimiento internacional de datos

 

Artículo 33.     Norma general.

 

1.      No podrán realizarse transferencias temporales

ni definitivas de datos de carácter personal que hayan

sido objeto de tratamiento o hayan sido recogidos para

someterlos a dicho tratamiento con destino a países que

no proporcionen un nivel de protección equiparable al

que presta la presente Ley, salvo que, además de haberse

observado lo dispuesto en ésta, se obtenga autorización

previa del Director de la Agencia de Protección de Datos,

que sólo podrá otorgarla si se obtienen garantías ade-

cuadas.

2.      El carácter adecuado del nivel de protección que

ofrece el país de destino se evaluará por la Agencia

de Protección de Datos atendiendo a todas las circuns-

tancias que concurran en la transferencia o categoría

de transferencia de datos. En particular, se tomará en

consideración la naturaleza de los datos, la finalidad y

la duración del tratamiento o de los tratamientos pre-

vistos, el país de origen y el país de destino final, las

normas de derecho, generales o sectoriales, vigentes

en el país tercero de que se trate, el contenido de los

informes de la Comisión de la Unión Europea, así como

las normas profesionales y las medidas de seguridad

en vigor en dichos países.

 

Artículo 34.     Excepciones.

 

Lo dispuesto en el artículo anterior no será de apli-

cación:

a)      Cuando la transferencia internacional de datos

de carácter personal resulte de la aplicación de tratados

o convenios en los que sea parte España.

b)    Cuando la transferencia se haga a efectos de

prestar o solicitar auxilio judicial internacional.

c)    Cuando la transferencia sea necesaria para la pre-

vención o para el diagnóstico médicos, la prestación de

asistencia sanitaria o tratamiento médicos o la gestión

de servicios sanitarios.

d)    Cuando se refiera a transferencias dinerarias con-

forme a su legislación específica.

e)      Cuando el afectado haya dado su consentimiento

inequívoco a la transferencia prevista.

f)   Cuando la transferencia sea necesaria para la eje-

cución de un contrato entre el afectado y el responsable

del fichero o para la adopción de medidas precontrac-

tuales adoptadas a petición del afectado.

g)    Cuando la transferencia sea necesaria para la

celebración o ejecución de un contrato celebrado o por

celebrar, en interés del afectado, por el responsable del

fichero y un tercero.

h)    Cuando la transferencia sea necesaria o legal-

mente exigida para la salvaguarda de un interés público.

Tendrá esta consideración la transferencia solicitada por

una Administración fiscal o aduanera para el cumplimien-

to de sus competencias.

i)    Cuando la transferencia sea precisa para el reco-

nocimiento, ejercicio o defensa de un derecho en un

proceso judicial.

j)    Cuando la transferencia se efectúe, a petición de

persona con interés legítimo, desde un Registro público

y aquélla sea acorde con la finalidad del mismo.

k)    Cuando la transferencia tenga como destino un

Estado miembro de la Unión Europea, o un Estado res-

pecto del cual la Comisión de las Comunidades Europeas,

en el ejercicio de sus competencias, haya declarado que

garantiza un nivel de protección adecuado.

 

TÍTULO VI

Agencia de Protección de Datos

 

Artículo 35.     Naturaleza y régimen jurídico.

 

1.    La Agencia de Protección de Datos es un ente

de derecho público, con personalidad jurídica propia y

plena capacidad pública y privada, que actúa con plena

independencia de las Administraciones públicas en el

ejercicio de sus funciones. Se regirá por lo dispuesto

en la presente Ley y en un Estatuto propio, que será

aprobado por el Gobierno.

2.    En el ejercicio de sus funciones públicas, y en

defecto de lo que disponga la presente Ley y sus dis-

posiciones de desarrollo, la Agencia de Protección de

Datos actuará de conformidad con la Ley 30/1992, de

26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Adminis-

traciones Públicas y del Procedimiento Administrativo

Común. En sus adquisiciones patrimoniales y contrata-

ción estará sujeta al derecho privado.

3.    Los puestos de trabajo de los órganos y servicios

que integren la Agencia de Protección de Datos serán

desempeñados por funcionarios de las Administraciones

públicas y por personal contratado al efecto, según la

naturaleza de las funciones asignadas a cada puesto

de trabajo. Este personal está obligado a guardar secreto

de los datos de carácter personal de que conozca en

el desarrollo de su función.

4.    La Agencia de Protección de Datos contará, para

el cumplimiento de sus fines, con los siguientes bienes

y medios económicos:

a)     Las asignaciones que se establezcan anualmente

con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

b)     Los bienes y valores que constituyan su patri-

monio, así como los productos y rentas del mismo.

c)     Cualesquiera otros que legalmente puedan serle

atribuidos.

5.      La Agencia de Protección de Datos elaborará y

aprobará con carácter anual el correspondiente antepro-

yecto de presupuesto y lo remitirá al Gobierno para que

sea integrado, con la debida independencia, en los Pre-

supuestos Generales del Estado.

 

Artículo 36.     El Director.

1.      El Director de la Agencia de Protección de Datos

dirige la Agencia y ostenta su representación. Será nom-

brado, de entre quienes componen el Consejo Consul-

tivo, mediante Real Decreto, por un período de cuatro

años.

2.      Ejercerá sus funciones con plena independencia

y objetividad y no estará sujeto a instrucción alguna

en el desempeño de aquéllas.

En todo caso, el Director deberá oír al Consejo Con-

sultivo en aquellas propuestas que éste le realice en

el ejercicio de sus funciones.

3.      El Director de la Agencia de Protección de Datos

sólo cesará antes de la expiración del período a que

se refiere el apartado 1, a petición propia o por sepa-

ración acordada por el Gobierno, previa instrucción de

expediente, en el que necesariamente serán oídos los

restantes miembros del Consejo Consultivo, por incum-

plimiento grave de sus obligaciones, incapacidad sobre-

venida para el ejercicio de su función, incompatibilidad

o condena por delito doloso.

4.      El Director de la Agencia de Protección de Datos

tendrá la consideración de alto cargo y quedará en la

situación de servicios especiales si con anterioridad estu-

viera desempeñando una función pública. En el supuesto

de que sea nombrado para el cargo algún miembro de

la carrera judicial o fiscal, pasará asimismo a la situación

administrativa de servicios especiales.

Artículo 37.     Funciones.

Son funciones de la Agencia de Protección de Datos:

a)     Velar por el cumplimiento de la legislación sobre

protección de datos y controlar su aplicación, en especial

en lo relativo a los derechos de información, acceso,

rectificación, oposición y cancelación de datos.

b)     Emitir las autorizaciones previstas en la Ley o

en sus disposiciones reglamentarias.

c)     Dictar, en su caso, y sin perjuicio de las com-

petencias de otros órganos, las instrucciones precisas

para adecuar los tratamientos a los principios de la pre-

sente Ley.

d)     Atender las peticiones y reclamaciones formu-

ladas por las personas afectadas.

e)     Proporcionar información a las personas acerca

de sus derechos en materia de tratamiento de los datos

de carácter personal.

f)   Requerir a los responsables y los encargados de

los tratamientos, previa audiencia de éstos, la adopción

de las medidas necesarias para la adecuación del tra-

tamiento de datos a las disposiciones de esta Ley y,

en su caso, ordenar la cesación de los tratamientos y

la cancelación de los ficheros, cuando no se ajuste a

sus disposiciones.

g)     Ejercer la potestad sancionadora en los términos

previstos por el Título VII de la presente Ley.

h)    Informar, con carácter preceptivo, los proyectos

de disposiciones generales que desarrollen esta Ley.

i)    Recabar de los responsables de los ficheros cuan-

ta ayuda e información estime necesaria para el desem-

peño de sus funciones.

j)    Velar por la publicidad de la existencia de los fiche-

ros de datos con carácter personal, a cuyo efecto publi-

cará periódicamente una relación de dichos ficheros con

la información adicional que el Director de la Agencia

determine.

k)    Redactar una memoria anual y remitirla al Minis-

terio de Justicia.

l)     Ejercer el control y adoptar las autorizaciones que

procedan en relación con los movimientos internacio-

nales de datos, así como desempeñar las funciones de

cooperación internacional en materia de protección de

datos personales.

m)    Velar por el cumplimiento de las disposiciones

que la Ley de la Función Estadística Pública establece

respecto a la recogida de datos estadísticos y al secreto

estadístico, así como dictar las instrucciones precisas,

dictaminar sobre las condiciones de seguridad de los

ficheros constituidos con fines exclusivamente estadís-

ticos y ejercer la potestad a la que se refiere el artículo 46.

n)    Cuantas otras le sean atribuidas por normas lega-

les o reglamentarias.

Artículo 38.     Consejo Consultivo.

El Director de la Agencia de Protección de Datos esta-

rá asesorado por un Consejo Consultivo compuesto por

los siguientes miembros:

Un Diputado, propuesto por el Congreso de los Dipu-

tados.

Un Senador, propuesto por el Senado.

Un representante de la Administración Central, desig-

nado por el Gobierno.

Un representante de la Administración Local, pro-

puesto por la Federación Española de Municipios y Pro-

vincias.

Un miembro de la Real Academia de la Historia, pro-

puesto por la misma.

Un experto en la materia, propuesto por el Consejo

Superior de Universidades.

Un representante de los usuarios y consumidores,

seleccionado del modo que se prevea reglamentariamen-

te.

Un representante de cada Comunidad Autónoma que

haya creado una agencia de protección de datos en su

ámbito territorial, propuesto de acuerdo con el proce-

dimiento que establezca la respectiva Comunidad Autó-

noma.

Un representante del sector de ficheros privados, para

cuya propuesta se seguirá el procedimiento que se regule

reglamentariamente.

El funcionamiento del Consejo Consultivo se regirá

por las normas reglamentarias que al efecto se esta-

blezcan.

 

Artículo 39.     El Registro General de Protección de Datos.

1.    El Registro General de Protección de Datos es

un órgano integrado en la Agencia de Protección de

Datos.

2.    Serán objeto de inscripción en el Registro General

de Protección de Datos:

a)      Los ficheros de que sean titulares las Adminis-

traciones públicas.

b)    Los ficheros de titularidad privada.

c)    Las autorizaciones a que se refiere la presente

Ley.

d)    Los códigos tipo a que se refiere el artículo 32

de la presente Ley.

e)     Los datos relativos a los ficheros que sean nece-

sarios para el ejercicio de los derechos de información,

acceso, rectificación, cancelación y oposición.

3.      Por vía reglamentaria se regulará el procedimien-

to de inscripción de los ficheros, tanto de titularidad públi-

ca como de titularidad privada, en el Registro General

de Protección de Datos, el contenido de la inscripción,

su modificación, cancelación, reclamaciones y recursos

contra las resoluciones correspondientes y demás extre-

mos pertinentes.

 

Artículo 40.     Potestad de inspección.

1.      Las autoridades de control podrán inspeccionar

los ficheros a que hace referencia la presente Ley, reca-

bando cuantas informaciones precisen para el cumpli-

miento de sus cometidos.

A tal efecto, podrán solicitar la exhibición o el envío

de documentos y datos y examinarlos en el lugar en

que se encuentren depositados, así como inspeccionar

los equipos físicos y lógicos utilizados para el tratamiento

de los datos, accediendo a los locales donde se hallen

instalados.

2.      Los funcionarios que ejerzan la inspección a que

se refiere el apartado anterior tendrán la consideración

de autoridad pública en el desempeño de sus cometidos.

Estarán obligados a guardar secreto sobre las infor-

maciones que conozcan en el ejercicio de las mencio-

nadas funciones, incluso después de haber cesado en

las mismas.

Art���������������culo 41.      Órganos correspondientes de las Comu-

nidades Autónomas.

1.      Las funciones de la Agencia de Protección de

Datos reguladas en el artículo 37, a excepción de las

mencionadas en los apartados j), k) y l), y en los apartados

f) y g) en lo que se refiere a las transferencias inter-

nacionales de datos, así como en los artículos 46 y 49,

en relación con sus específicas competencias serán ejer-

cidas, cuando afecten a ficheros de datos de carácter

personal creados o gestionados por las Comunidades

Autónomas y por la Administración Local de su ámbito

territorial, por los órganos correspondientes de cada

Comunidad, que tendrán la consideración de autoridades

de control, a los que garantizarán plena independencia

y objetividad en el ejercicio de su cometido.

2.      Las Comunidades Autónomas podrán crear y

mantener sus propios registros de ficheros para el ejer-

cicio de las competencias que se les reconoce sobre

los mismos.

3.      El Director de la Agencia de Protección de Datos

podrá convocar regularmente a los órganos correspon-

dientes de las Comunidades Autónomas a efectos de

cooperación institucional y coordinación de criterios o

procedimientos de actuación. El Director de la Agencia

de Protección de Datos y los órganos correspondientes

de las Comunidades Autónomas podrán solicitarse

mutuamente la información necesaria para el cumpli-

miento de sus funciones.

Artículo 42.      Ficheros de las Comunidades Autónomas

en materia de su exclusiva competencia.

1.      Cuando el Director de la Agencia de Protección

de Datos constate que el mantenimiento o uso de un

determinado fichero de las Comunidades Autónomas

contraviene algún precepto de esta Ley en materia de

su exclusiva competencia podrá requerir a la Adminis-

tración correspondiente que se adopten las medidas

correctoras que determine en el plazo que expresamente

se fije en el requerimiento.

2.    Si la Administración pública correspondiente no

cumpliera el requerimiento formulado, el Director de la

Agencia de Protección de Datos podrá impugnar la reso-

lución adoptada por aquella Administración.

 

TÍTULO VII

Infracciones y sanciones

Artículo 43.     Responsables.

1.    Los responsables de los ficheros y los encargados

de los tratamientos estarán sujetos al régimen sancio-

nador establecido en la presente Ley.

2.    Cuando se trate de ficheros de los que sean res-

ponsables las Administraciones públicas se estará, en

cuanto al procedimiento y a las sanciones, a lo dispuesto

en el artículo 46, apartado 2.

 

Artículo 44.     Tipos de infracciones.

1.    Las infracciones se calificarán como leves, graves

o muy graves.

2.    Son infracciones leves:

a)      No atender, por motivos formales, la solicitud del

interesado de rectificación o cancelación de los datos

personales objeto de tratamiento cuando legalmente

proceda.

b)    No proporcionar la información que solicite la

Agencia de Protección de Datos en el ejercicio de las

competencias que tiene legalmente atribuidas, en rela-

ción con aspectos no sustantivos de la protección de

datos.

c)    No solicitar la inscripción del fichero de datos

de carácter personal en el Registro General de Protección

de Datos, cuando no sea constitutivo de infracción grave.

d)    Proceder a la recogida de datos de carácter per-

sonal de los propios afectados sin proporcionarles la

información que señala el artículo 5 de la presente Ley.

e)      Incumplir el deber de secreto establecido en el

artículo 10 de esta Ley, salvo que constituya infracción

grave.

3.    Son infracciones graves:

a)      Proceder a la creación de ficheros de titularidad

pública o iniciar la recogida de datos de carácter personal

para los mismos, sin autorización de disposición general,

publicada en el «Boletín Oficial del Estado» o Diario oficial

correspondiente.

b)    Proceder a la creación de ficheros de titularidad

privada o iniciar la recogida de datos de carácter personal

para los mismos con finalidades distintas de las que

constituyen el objeto legítimo de la empresa o entidad.

c)    Proceder a la recogida de datos de carácter per-

sonal sin recabar el consentimiento expreso de las per-

sonas afectadas, en los casos en que éste sea exigible.

d)    Tratar los datos de carácter personal o usarlos

posteriormente con conculcación de los principios y

garantías establecidos en la presente Ley o con incum-

plimiento de los preceptos de protección que impongan

las disposiciones reglamentarias de desarrollo, cuando

no constituya infracción muy grave.

e)      El impedimento o la obstaculización del ejercicio

de los derechos de acceso y oposición y la negativa

a facilitar la información que sea solicitada.

f)   Mantener datos de carácter personal inexactos

o no efectuar las rectificaciones o cancelaciones de los

mismos que legalmente procedan cuando resulten afec-

tados los derechos de las personas que la presente Ley

ampara.

g)    La vulneración del deber de guardar secreto

sobre los datos de carácter personal incorporados a

ficheros que contengan datos relativos a la comisión

de infracciones administrativas o penales, Hacienda

Pública, servicios financieros, prestación de servicios de

solvencia patrimonial y crédito, as���� como aquellos otros

ficheros que contengan un conjunto de datos de carácter

personal suficientes para obtener una evaluación de la

personalidad del individuo.

h)     Mantener los ficheros, locales, programas o equi-

pos que contengan datos de carácter personal sin las

debidas condiciones de seguridad que por vía reglamen-

taria se determinen.

i)     No remitir a la Agencia de Protección de Datos

las notificaciones previstas en esta Ley o en sus dis-

posiciones de desarrollo, así como no proporcionar en

plazo a la misma cuantos documentos e informaciones

deba recibir o sean requeridos por aquél a tales efectos.

j)    La obstrucción al ejercicio de la función inspec-

tora.

k)     No inscribir el fichero de datos de carácter per-

sonal en el Registro General de Protección Datos, cuando

haya sido requerido para ello por el Director de la Agencia

de Protección de Datos.

l)     Incumplir el deber de información que se esta-

blece en los artículos 5, 28 y 29 de esta Ley, cuando

los datos hayan sido recabados de persona distinta del

afectado.

4.    Son infracciones muy graves:

a)     La recogida de datos en forma engañosa y frau-

dulenta.

b)     La comunicación o cesión de los datos de carác-

ter personal, fuera de los casos en que estén permitidas.

c)     Recabar y tratar los datos de carácter personal

a los que se refiere el apartado 2 del artículo 7 cuando

no medie el consentimiento expreso del afectado; reca-

bar y tratar los datos referidos en el apartado 3 del ar-

tículo 7 cuando no lo disponga una ley o el afectado

no haya consentido expresamente, o violentar la pro-

hibición contenida en el apartado 4 del artículo 7.

d)     No cesar en el uso ilegítimo de los tratamientos

de datos de carácter personal cuando sea requerido para

ello por el Director de la Agencia de Protección de Datos

o por las personas titulares del derecho de acceso.

e)     La transferencia temporal o definitiva de datos

de carácter personal que hayan sido objeto de tra-

tamiento o hayan sido recogidos para someterlos a dicho

tratamiento, con destino a países que no proporcionen

un nivel de protección equiparable sin autorización del

Director de la Agencia de Protección de Datos.

f)   Tratar los datos de carácter personal de forma

ilegítima o con menosprecio de los principios y garantías

que les sean de aplicación, cuando con ello se impida

o se atente contra el ejercicio de los derechos funda-

mentales.

g)     La vulneración del deber de guardar secreto

sobre los datos de carácter personal a que hacen refe-

rencia los apartados 2 y 3 del artículo 7, así como los

que hayan sido recabados para fines policiales sin con-

sentimiento de las personas afectadas.

h)     No atender, u obstaculizar de forma sistemática

el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, can-

celación u oposición.

i)     No atender de forma sistemática el deber legal

de notificación de la inclusión de datos de carácter per-

sonal en un fichero.

 

Artículo 45.     Tipo de sanciones.

 

1.      Las infracciones leves serán sancionadas con

multa de 100.000 a 10.000.000 de pesetas.

2.    Las infracciones graves serán sancionadas con

multa de 10.000.000 a 50.000.000 de pesetas.

3.      Las infracciones muy graves serán sancionadas

con multa de 50.000.000 a 100.000.000 de pesetas.

4.    La cuantía de las sanciones se graduará aten-

diendo a la naturaleza de los derechos personales afec-

tados, al volumen de los tratamientos efectuados, a los

beneficios obtenidos, al grado de intencionalidad, a la

reincidencia, a los daños y perjuicios causados a las per-

sonas interesadas y a terceras personas, y a cualquier

otra circunstancia que sea relevante para determinar el

grado de antijuridicidad y de culpabilidad presentes en

la concreta actuación infractora.

5.    Si, en razón de las circunstancias concurrentes,

se apreciara una cualificada disminución de la culpa-

bilidad del imputado o de la antijuridicidad del hecho,

el órgano sancionador establecerá la cuantía de la san-

ción aplicando la escala relativa a la clase de infracciones

que preceda inmediatamente en gravedad a aquella en

que se integra la considerada en el caso de que se trate.

6.    En ningún caso podrá imponerse una sanción

más grave que la fijada en la Ley para la clase de infrac-

ción en la que se integre la que se pretenda sancionar.

7.    El Gobierno actualizará periódicamente la cuantía

de las sanciones de acuerdo con las variaciones que

experimenten los índices de precios.

 

Artículo 46.         Infracciones de las Administraciones públi-

cas.

 

1.    Cuando las infracciones a que se refiere el artícu-

lo 44 fuesen cometidas en ficheros de los que sean

responsables las Administraciones públicas, el Director

de la Agencia de Protección de Datos dictará una reso-

lución estableciendo las medidas que procede adoptar

para que cesen o se corrijan los efectos de la infracción.

Esta resolución se notificará al responsable del fichero,

al órgano del que dependa jerárquicamente y a los afec-

tados si los hubiera.

2.    El Director de la Agencia podrá proponer también

la iniciación de actuaciones disciplinarias, si procedieran.

El procedimiento y las sanciones a aplicar serán las esta-

blecidas en la legislación sobre régimen disciplinario de

las Administraciones públicas.

3.    Se deberán comunicar a la Agencia las resolu-

ciones que recaigan en relación con las medidas y actua-

ciones a que se refieren los apartados anteriores.

4.    El Director de la Agencia comunicará al Defensor

del Pueblo las actuaciones que efectúe y las resoluciones

que dicte al amparo de los apartados anteriores.

 

Artículo 47.     Prescripción.

 

1.    Las infracciones muy graves prescribirán a los

tres años, las graves a los dos años y las leves al año.

2.    El plazo de prescripción comenzará a contarse

desde el día en que la infracción se hubiera cometido.

3.    Interrumpirá la prescripción la iniciación, con cono-

cimiento del interesado, del procedimiento sancionador,

reanudándose el plazo de prescripción si el expediente

sancionador estuviere paralizado durante más de seis

meses por causas no imputables al presunto infractor.

4.    Las sanciones impuestas por faltas muy graves

prescribirán a los tres años, las impuestas por faltas gra-

ves a los dos años y las impuestas por faltas leves al

año.

5.    El plazo de prescripción de las sanciones comen-

zará a contarse desde el día siguiente a aquel en que

adquiera firmeza la resolución por la que se impone la

sanción.

6.    La prescripción se interrumpirá por la iniciación,

con conocimiento del interesado, del procedimiento de

ejecución, volviendo a transcurrir el plazo si el mismo

está paralizado durante más de seis meses por causa

no imputable al infractor.

 

Artículo 48.     Procedimiento sancionador.

 

1.      Por vía reglamentaria se establecerá el procedi-

miento a seguir para la determinación de las infracciones

y la imposición de las sanciones a que hace referencia

el presente Título.

2.      Las resoluciones de la Agencia de Protección de

Datos u órgano correspondiente de la Comunidad Autó-

noma agotan la vía administrativa.

 

Artículo 49.     Potestad de inmovilización de ficheros.

 

En los supuestos, constitutivos de infracción muy gra-

ve, de utilización o cesión ilícita de los datos de carácter

personal en que se impida gravemente o se atente de

igual modo contra el ejercicio de los derechos de los

ciudadanos y el libre desarrollo de la personalidad que

la Constitución y las leyes garantizan, el Director de la

Agencia de Protección de Datos podrá, además de ejer-

cer la potestad sancionadora, requerir a los responsables

de ficheros de datos de carácter personal, tanto de titu-

laridad pública como privada, la cesación en la utilización

o cesión ilícita de los datos. Si el requerimiento fuera

desatendido, la Agencia de Protección de Datos podrá,

mediante resolución motivada, inmovilizar tales ficheros

a los solos efectos de restaurar los derechos de las per-

sonas afectadas.

 

Disposición adicional primera.         Ficheros preexistentes.

 

Los ficheros y tratamientos automatizados inscritos

o no en el Registro General de Protección de Datos debe-

rán adecuarse a la presente Ley Orgánica dentro del

plazo de tres años, a contar desde su entrada en vigor.

En dicho plazo, los ficheros de titularidad privada deberán

ser comunicados a la Agencia de Protección de Datos

y las Administraciones públicas, responsables de ficheros

de titularidad pública, deberán aprobar la pertinente dis-

posición de regulación del fichero o adaptar la existente.

En el supuesto de ficheros y tratamientos no auto-

matizados, su adecuación a la presente Ley Orgánica,

y la obligación prevista en el párrafo anterior deberán

cumplimentarse en el plazo de doce años a contar desde

el 24 de octubre de 1995, sin perjuicio del ejercicio

de los derechos de acceso, rectificación y cancelación

por parte de los afectados.

 

Disposición adicional segunda.         Ficheros y Registro de

Población de las Administraciones públicas.

 

1.      La Administración General del Estado y las Admi-

nistraciones de las Comunidades Autónomas podrán soli-

citar al Instituto Nacional de Estadística, sin consenti-

miento del interesado, una copia actualizada del fichero

formado con los datos del nombre, apellidos, domicilio,

sexo y fecha de nacimiento que constan en los padrones

municipales de habitantes y en el censo electoral corres-

pondientes a los territorios donde ejerzan sus compe-

tencias, para la creación de ficheros o registros de pobla-

ción.

2.      Los ficheros o registros de población tendrán

como finalidad la comunicación de los distintos órganos

de cada Administración pública con los interesados resi-

dentes en los respectivos territorios, respecto a las rela-

ciones jurídico administrativas derivadas de las compe-

tencias respectivas de las Administraciones públicas.

Disposición adicional tercera.       Tratamiento de los expe-

dientes de las derogadas Leyes de Vagos y Maleantes

y de Peligrosidad y Rehabilitación Social.

Los expedientes específicamente instruidos al ampa-

ro de las derogadas Leyes de Vagos y Maleantes, y de

Peligrosidad y Rehabilitación Social, que contengan

datos de cualquier índole susceptibles de afectar a la

seguridad, al honor, a la intimidad o a la imagen de

las personas, no podrán ser consultados sin que medie

consentimiento expreso de los afectados, o hayan trans-

currido cincuenta a��os desde la fecha de aquéllos.

En este último supuesto, la Administración General

del Estado, salvo que haya constancia expresa del falle-

cimiento de los afectados, pondrá a disposición del soli-

citante la documentación, suprimiendo de la misma los

datos aludidos en el párrafo anterior, mediante la uti-

lización de los procedimientos técnicos pertinentes en

cada caso.

Disposición adicional cuarta.                Modificación del artícu-

lo 112.4 de la Ley General Tributaria.

El apartado cuarto del artículo 112 de la Ley General

Tributaria pasa a tener la siguiente redacción:

«4.      La cesión de aquellos datos de carácter per-

sonal, objeto de tratamiento, que se debe efectuar

a la Administración tributaria conforme a lo dis-

puesto en el artículo 111, en los apartados ante-

riores de este artículo o en otra norma de rango

legal, no requerirá el consentimiento del afectado.

En este ámbito tampoco será de aplicación lo que

respecto a las Administraciones públicas establece

el apartado 1 del artículo 21 de la Ley Orgánica

de Protección de Datos de carácter personal.»

Disposición adicional quinta.              Competencias del Defen-

sor del Pueblo y órganos autonómicos semejantes.

Lo dispuesto en la presente Ley Orgánica se entiende

sin perjuicio de las competencias del Defensor del Pueblo

y de los órganos análogos de las Comunidades Autó-

nomas.

Disposición adicional sexta.                Modificación del artículo

24.3 de la Ley de Ordenación y Supervisión de los

Seguros Privados.

Se modifica el artículo 24.3, párrafo 2. o de la Ley

30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Super-

visión de los Seguros Privados, con la siguiente redac-

ción:

«Las entidades aseguradoras podrán establecer

ficheros comunes que contengan datos de carácter

personal para la liquidación de siniestros y la cola-

boración estadístico actuarial con la finalidad de

permitir la tarificación y selección de riesgos y la

elaboración de estudios de técnica aseguradora.

La cesión de datos a los citados ficheros no reque-

rirá el consentimiento previo del afectado, pero sí

la comunicación al mismo de la posible cesión de

sus datos personales a ficheros comunes para los

fines señalados con expresa indicación del respon-

sable para que se puedan ejercitar los derechos

de acceso, rectificación y cancelación previstos en

la ley.

También podrán establecerse ficheros comunes

cuya finalidad sea prevenir el fraude en el seguro

sin que sea necesario el consentimiento del afec-

tado. No obstante, será necesaria en estos casos

la comunicación al afectado, en la primera intro-

ducción de sus datos, de quién sea el responsable

del fichero y de las formas de ejercicio de los dere-

chos de acceso, rectificación y cancelación.

En todo caso, los datos relativos a la salud sólo

podrán ser objeto de tratamiento con el consen-

timiento expreso del afectado.»

Disposición transitoria primera.         Tratamientos creados

por Convenios internacionales.

La Agencia de Protección de Datos será el organismo

competente para la protección de las personas físicas

en lo que respecta al tratamiento de datos de carácter

personal respecto de los tratamientos establecidos en

cualquier Convenio Internacional del que sea parte Espa-

ña que atribuya a una autoridad nacional de control esta

competencia, mientras no se cree una autoridad dife-

rente para este cometido en desarrollo del Convenio.

Disposición transitoria segunda.         Utilización del censo

promocional.

Reglamentariamente se desarrollarán los procedi-

mientos de formación del censo promocional, de opo-

sición a aparecer en el mismo, de puesta a disposición

de sus solicitantes, y de control de las listas difundidas.

El Reglamento establecerá los plazos para la puesta en

operación del censo promocional.

Disposición transitoria tercera.       Subsistencia de normas

preexistentes.

Hasta tanto se lleven a efectos las previsiones de

la disposición final primera de esta Ley, continuarán en

vigor, con su propio rango, las normas reglamentarias

existentes y, en especial, los Reales Decretos 428/1993,

de 26 de marzo; 1332/1994, de 20 de junio, y

994/1999, de 11 de junio, en cuanto no se opongan

a la presente Ley.

Disposición derogatoria única.         Derogación normativa.

Queda derogada la Ley Orgánica 5/1992, de 29 de

octubre, de Regulación del tratamiento automatizado de

los datos de carácter personal.

Disposición final primera.       Habilitación para el desarro-

llo reglamentario.

El Gobierno aprobará, o modificará, las disposiciones

reglamentarias necesarias para la aplicación y desarrollo

de la presente Ley.

Disposición final segunda.        Preceptos con carácter de

Ley ordinaria.

Los Títulos IV, VI excepto el último inciso del párrafo 4

del artículo 36 y VII de la presente Ley, la disposición

adicional cuarta, la disposición transitoria primera y la

final primera tienen el carácter de Ley ordinaria.

Disposición final tercera.      Entrada en vigor.

La presente Ley entrará en vigor en el plazo de un

mes, contado desde su publicación en el «Boletín Oficial

del Estado».

 

Por tanto, Mando a todos los españoles, particulares y auto-

ridades, que guarden y hagan guardar esta Ley Orgánica.

Madrid, 13 de diciembre de 1999.

 

JUAN CARLOS R.

 

El Presidente del Gobierno,

JOSÉ MARÍA AZNAR LÓPEZ

 

 

 

[Atrás]